Telf: 971 19 84 11
Telf: 971 19 84 11
"Bullit de peix"

Posiblemente es la receta más emblemática de Ibiza, preparada con pescado fresco de nuestras costas.

Un exquisito manjar por el que incluso merece la pena viajar a esta isla y, por supuesto, degustarla en nuestro restaurante donde la preparamos de la manera más tradicional, con el mejor pescado disponible en cada momento.

El producto: Una selección de los mejores pescados del Mediterráneo.

La base perfecta para conseguir el mejor resultado final. Una buena materia prima siempre ayuda a mejorar cualquier receta. 
 
Elaboramos el «bullit de peix» con una selección de los pescados frescos disponibles en el mercado, y luego los preparamos siguiendo con la tradición ibicenca clásica.

La bendición de los Dioses: Receta marinera cocinada sin prisas

Aquí, en Centre Sant Rafel, cocinamos el tiempo necesario para integrar todos los sabores, como hacían los pescadores que «inventaron» la receta.
 
Utilizaban los productos locales que habían cargado en el barco, como patatas y verduras de Ibiza y, como no, el variado pescado que ellos mismos habían conseguido ese día. El toque final de alioli mezclado con el caldo debería tener un Nobel de gastronomía.

La bendición de los Dioses: Receta marinera cocinada sin prisas.

Aquí, en Centre Sant Rafel, cocinamos el tiempo necesario para integrar todos los sabores, como hacían los pescadores que «inventaron» la receta.
 
Utilizaban los productos locales que habían cargado en el barco, como patatas y verduras de Ibiza y, como no, el variado pescado que ellos mismos habían conseguido ese día. El toque final de alioli mezclado con el caldo debería tener un Nobel de gastronomía.

Aprovechamiento máximo: El "arroz a banda" es el apellido del "bullit"

«Bullit» significa hervido y, como todo hervido, deja un caldo que en este caso es tan exquisito por los productos utilizados que, desaprovecharlo, debería ser motivo de condena severa.
 
Utilizamos el caldo para hacer un sabroso arroz en paella, muy delgadito, con unos trocitos de sepia que realzan aún más su exquisitez. ¡Que no se pelee nadie, compartirlo en la misma paellera es una experiencia sublime!